Un patio sevillano en el Museo Carmen Thyssen Málaga

En distintas ocasiones hemos destacado en este Blog la presencia del paisaje urbano y costumbres de la ciudad de Sevilla y Alcalá de Guadaíra en el Museo Carmen Thyssen Málaga. Así, hemos hablado de Emilio Sánchez Perrier y los paisajes alcalareños, de Alfred Dehodenq y la Semana Santa sevillana, de José García Ramos y el costumbrismo, y de Manuel García Rodríguez y el compás de Santa Paula (consultar todos estos post).

En esta ocasión trato en el Blog una obra de este último pintor, donde retrata a la perfección un colorista y elegante patio sevillano, espacio de luz desde donde se ventila, ilumina y embellece una casa tradicional de la capital andaluza. Remanso de paz y de vida cotidiana, este oasis se convierte en un paraíso interior gracias al orden compositivo de todos los elementos que constituyen el típico patio: la arquitectura porticada, la cerámica y los azulejos, el agua de la fuente, la vegetación de macetas y trepadoras, o los canarios y otros pájaros domésticos.

Con su obra Patio interior, Sevilla, creada en 1920, Manuel García Rodríguez nos ofrece todo un muestrario de interiorismo sevillano, donde coexisten en este caso elementos señoriales y la tradición popular. Para profundizar en esta pintura os dejo con las sabias palabras de un enorme pintor y experto en pintura romántica, costumbrista y de paisaje: JUAN FERNÁNDEZ LACOMBA.

Manuel García Rodríguez, Patio interior, Sevilla, 1920. Museo Carmen Thyssen Málaga

Ir arriba
WhatsApp chat

¿Todavía no estás en mi grupo de WhatsApp?¿Quieres recibir información cultural de noticias y actividades?