fbpx

¿Cómo se perdió el refinado y excepcional «Mosaico del circo» de Itálica?

Santiponce, provincia de Sevilla, día 2 de diciembre del año 1799. En las conocidas «Eras de San Isidoro del Campo», tierras de labor cercanas al gran monasterio jerónimo, unos labradores descubren a un metro de profundidad del nivel del suelo un enorme y excepcional mosaico. El que fue conocido desde entonces como Mosaico del circo parece ser en un principio el pavimento del triclinium de una domus italicense, aunque hoy otras hipótesis apuntan al opus tessellatum de una piscina perteneciente al área termal de algún collegium o club privado.

La excepcionalidad de esta obra musivaria viene dada por su riqueza figurativa y refinado simbolismo, al presentarse un universo ordenado que propicia fortuna y felicidad, todo ello expresado a través de escenas circenses -que dan nombre al mosaico- acompañadas de imágenes de las 9 musas y las 4 estaciones del año. Hoy día esta joya del arte sólo es un mero recuerdo; desapareció para siempre fruto de decisiones impensables en el siglo XXI. ¿Cómo era este mosaico del siglo IV d.C.? ¿Cómo hemos podido conocer su aspecto? ¿Cómo se perdió?

1.- EL HALLAZGO Y LOS PRIMEROS DIBUJOS DEL MOSAICO

El descubrimiento del Mosaico del circo se realizó cerca de la parte meridional de la muralla de la ciudad romana de Itálica, siendo comunicado por los labradores a fray José Moscoso, uno de los religiosos del monasterio de San Isidoro del Campo, quien informa de lo ocurrido a Francisco de Espinosa, letrado sevillano. Rápidamente se dispuso una valla para custodiar esta obra de arte, dando como resultado un recinto protegido de 13 x 9 metros aproximadamente.

El mosaico fue dibujado por varios autores, entre ellos Alexandre de Laborde, viajero ilustrado francés que tendrá en breve un post específico en este Blog. También realizaron dibujos de este pavimento Juan Agustín Ceán Bermúdez, Francisco Javier Delgado, Justino Matute y Gaviria, y Demetrio de los Ríos. Son testimonios capitales que, aunque difieran entre ellos en algunos detalles, constituyen el único testimonio visual que tenemos del excepcional mosaico, en parte deteriorado cuando se encontró, pero suficientemente conservado en 1799 como para dibujar y retratar su aspecto inicial.

Grabado de Alexandre Laborde de 1802 sobre el Mosaico del circo. Podemos observar que, pese al deterioro sufrido en la parte central y en otras áreas periféricas, se conservaba lo suficientemente bien como para reconstruir en gran medida su aspecto original.

2.- ANÁLISIS DEL MOSAICO

La composición de este opus tessellatum queda articulada mediante tres elementos principales: (i) una faja perimetral que enmarca el mosaico, (ii) un campo secundario con forma de U decorado con diversos medallones y (iii) un campo central en forma de T.

2.1.- Faja perimetral. Tras una banda de enlace -parte por la que se entraría a la sala pavimentada-, el Mosaico del circo queda enmarcado por una faja dividida en cuadrados decorados con diversos motivos geométricos y florales. Esta refinada bordura ofrece la impresión de cierto barroquismo, un gusto por el decorativismo más efectista que nos informa de que este mosaico pertenece a una cronología tardía, concretamente al siglo IV d.C.

Estos motivos que decoran el mosaico por sus cuatro lados son muy variados. Así, contamos con trenzados o cuadrados entretejidos, nudos de Salomón -que pueden inscribirse en un cuadrado o en un círculo-, diversos tipos de florones, peltas y bipeltas, ruedas giratorias, dameros de rombos u octógonos con motivos florales. Esta riqueza formal se complementa con la existencia hacia el interior de un fino filete con dentículos conformado por cuatro teselas y un oscuro ribete.

Decorativismo y refinamiento en la bordura del Mosaico del circo, conformada por cuadrados con diversos motivos florales y geométricos (en rojo)

2.2.- Campo de medallones. Un campo en forma de U complementa al citado en forma de T, estando el primero definido por un fondo blanco y una doble hilera con 6 círculos paralelos en cada lado, resultando un total de 36 medallones. Se encuentran enmarcados de forma alterna con dos tipos de decoración: líneas de ovas y guirnalda de laureles. Su interior es de color claro y se reserva a diversos motivos figurativos, como bustos, cuerpos, animales, máscaras o vegetación, estando todas las imágenes orientadas hacia el exterior del mosaico. Este refinado conjunto de círculos decorados emparenta nuestra obra con las existentes en el norte de África.

Cuatro medallones representan a través de erotes o niños las estaciones agrícolas, habiéndose perdido en el momento del hallazgo uno de ellos. Pese a existir discrepancias entre diversos estudiosos, en este post seguimos la interpretación realizada por el autor del dibujo; así, Alexandre de Laborde describe cómo el niño con liebre y carcaj significa el invierno; el que lleva un ave, la primavera; y el que sostiene un canastillo con frutos el verano.

Otro de los motivos presentes en estos medallones son las figuras zoomorfas, abundantes en la producción musivaria romana. Destacan los cuadrúpedos, al contar con un caballo, una liebre, un macho cabrío, una cierva, un perro y una pantera. También contamos con aves y, muy llamativo, un centauro, ser mitológico que abunda en el arte romano.

Pero lo más destacable es la presencia en el mosaico de las 9 Musas, hijas de Zeus y de la titánide Mnemósine -personificación de la Memoria-, concebidas fruto de la unión durante 9 noches entre el dios principal del Olimpo -disfrazado de pastor- y dicha titánide. Veneradas en fuentes, las Musas inspiran las artes y las actividades relacionadas con la poesía y la inteligencia, estando representadas en el mosaico las siguientes -seguimos aquí el sentido de las agujas del reloj-:

  • Musa 1: Clío -relacionada con la Historia-, que se representa con la inscripción CLI(vacat)[O], apareciendo vestida con una ligera túnica, no conservando en el mosaico el atributo correspondiente.
  • Musa 2: Euterpe -Música-, representada con el letrero EVT(vacat)EREP, con un penacho en la cabeza y sin atributo conservado.
  • Musa 3: Talía -Comedia-, no conservándose la inscripción correspondiente. Se representa mediante una máscara colocada encima de un pedestal cúbico.
  • Musa 4: Melpómene -Tragedia-. Imagen perdida.
  • Musa 5: Terpsícore -Danza-, con el letrero TREP(vacat)SICHORE, tocada con un penacho y con un supuesto instrumento a su derecha.
  • Musa 6: Érato -Poesía lírica-, indicada con las letras ERA(vacat)TO, que porta una rama de laurel y un penacho. Se encuentra vestida con un manto.
  • Musa 7: Polimnia -himnos y oratoria-, con la inscripción POLY(vacat)PNI/A. Se presenta con penacho en la cabeza y manto sobrepuesto a la túnica, acompañada con lira tras hombro derecho.
  • Musa 8: Calíope -Poesía épica-, con el letrero KALI(vacat)OPE. Con penacho, collar, manto, túnica. Presenta brazo alzado y un díptico a su izquierda.
  • Musa 9: Urania -Astronomía-, con la inscripción VRA(vacat)NIA, con plumas en la cabeza, túnica sin mangas y manto que deja el brazo derecho al descubierto.

Por último, cabe destacar que los espacios entre los medallones se decoraron con diversos motivos figurativos, destacando en este caso la vegetación, como ramas provistas de hojas fusiformes, distintos frutos -bellotas, peras o aceitunas- y especies arbóreas como el cidro. También contamos con aves como la paloma o el pavo real, además de objetos muebles.

Medallones con las 9 Musas en el Mosaico del circo. Elaboración César López Gómez

2.3.- Escena de circo

El campo central del mosaico tiene forma de T, representando en este caso un circo a vista de pájaro, constituyendo los filetes decorativos de dicho campo las gradas de los espectadores. La elección del circo como tema central remite a la citada fecha de este mosaico -siglo IV d.C.-, ya que se han localizado en Hispania otros mosaicos con esta temática y cronología en Barcelona, Girona o Paradas, este último en la provincia de Sevilla. Algunos autores sostienen que en el mosaico dibujado por Alexandre de Laborde se representa el circo -aún por excavar- de Itálica, aunque otros hablan de una representación estandarizada del Circus Maximus de Roma.

En la barra corta de dicha T se presentan algunos hombres total o parcialmente desnudos, relacionados con temas circenses y espectáculos clásicamente romanos, como esclavos o gladiadores. También se indican los nombres MAS/CEL y MAR(vacat)CIA/NVS, para unos autores probablemente héroes del circo famosos en el siglo IV, para otros la firma de los mosaístas.

Respecto a la barra larga de la T, en uno de los extremos se representa la grada de manera más o menos completa. En el paramento de sillería vemos una puerta adintelada, plasmándose también en esa parte del mosaico el oppidum, en forma curva y con sus elementos definitorios. Así, en la parte inferior puede verse las carceres, cerradas por puertas de dos hojas y rematadas por arcos de medio punto, y en la zona central podemos ver un edículo en forma de templete, ocupado en su interior por un magistrado o editor ludi.

Lo más interesante son los personajes, animales y objetos representativos de las carreras de carros que aparecen en la arena del circo, donde la espina ha desaparecido por completo, ya que sólo se conserva de esta última la parte superior de una columna, sobre la que puede observarse parte de una Victoria o erote alado. En la arena aparecen los citados personajes, vestidos con casaca o túnica y cabeza protegida con un casco, distinguiéndose los siguientes:

  • Juez o árbitro sacudiendo una cinta
  • Caballo sujeto a un carro caído y vacío
  • Auxiliar sujetando a un caballo por el bocado
  • Auriga herido asistido por dos ayudantes
  • Bucinator sosteniendo un instrumento
  • Carro destrozado
  • Dos caballos y un auriga accidentados mortalmente
  • Desultor intentando dominar a un caballo desbocado

Figuras en la arena en el Mosaico del circo. Elaboración César López Gómez

HISTORIA DE UNA PÉRDIDA

Ya comentamos al principio que aquel 2 de diciembre del año 1799 unos labradores descubrieron cerca del monasterio de San Isidoro del Campo el excepcional Mosaico del circo. Tras este hallazgo, el opus tesellatum fue protegido por una valla, siendo encargada su custodia a un labrador de Santiponce. La escena debemos imaginarla: en medio de huertos y tierras de labor, en una época en la que los mosaicos no eran valorados por el grueso de la población, surge un pedazo de tierra vallada con un pavimento de teselas a la intemperie, que para la mentalidad utilitaria de aquel habitante de Santiponce no era más que una potencial majada.

El resultado y final de la historia es fácil imaginarla. En dicha porción de tierra entraron los cerdos y el ganado. Fue el fin del mosaico. Su destrucción, anunciada, fue imparable, convirtiéndose en paradigma del infortunio de muchos mosaicos de Itálica, desaparecidos para siempre antes de la declaración de las «Ruinas de Itálica» como Monumento Nacional en 1912. Al menos el Mosaico del circo podemos conocerlo gracias a un francés llamado Alexandre de Laborde y otros curiosos que lo dibujaron y legaron para que hoy puedan leer este post.

NOTA 1: para profundizar en este tema deben leer el artículo «El mosaico del circo documentado en Itálica», de Francesc-Josep de Rueda Roigé (Universitat Autónoma de Barcelona, 2004). BAJAR PDF

NOTA 2: este post está dedicado a Ángel Martínez, mosaísta que está realizando para este que escribe un mosaico muy especial, concretamente el medallón conocido como «El Verano», perteneciente al Mosaico de los Amores de Júpiter, descubierto en Itálica en 1914 y hoy ubicado en el patio principal de la Casa de la Condesa de Lebrija. Pueden ver el estado actual de su trabajo en la imagen inferior; la profesión de Ángel y su pasión por los mosaicos, además de la historia de este encargo musivario, serán objeto de una entrada específica en el Blog.

El mosaísta Ángel Martínez realiza actualmente con 12 piedras de distinto origen -Antequera, Almería, Granada, Euskadi, Sevilla, etc.- el medallón titulado «El Verano», perteneciente al mosaico de «Los Amores de Júpiter»

Ir arriba
WhatsApp chat

¿Todavía no estás en mi grupo de WhatsApp? Apúntate GRATIS y recibe información cultural de noticias y actividades.