fbpx

Niebla, la joya andalusí de Huelva. Y un «ensanche» peculiar: la iglesia de San Martín

Este post está dedicado a una ciudad de la provincia de Huelva que me seduce especialmente: Niebla. Son de admirar sus torres y murallas almohades -de color rojo al atardecer- y el castillo de los Guzmanes. También cautivan sus calles y la mansa decadencia de una localidad que fue capital durante siglos de una taifa islámica y sede nobiliaria de un condado cristiano.

Lo que más me atrae es la paz del patio de la iglesia de Santa María de la Granada. Aún guarda el sabor del sahn de la antigua mezquita. La sencillez de los materiales empleados, el gusto por el ladrillo, la belleza cotidiana de pavimento de barro cocido, la elegante arquitectura hispanomusulmana, la presencia del agua, el frescor y belleza de las macetas, además del recogimiento que se siente en este rincón, hacen de este patio uno de los lugares más mágicos de toda la provincia de Huelva, comparable incluso a la energía que se respira en la mezquita de Almonaster la Real.

Pero hay un detalle urbano de sumo interés en esta ciudad. La «necesidad» de una nueva vía de circulación en el siglo XX para permitir un mejor acceso al interior urbano por la Calle Real impulsó una decisión municipal hoy impensable, pero en aquel tiempo harto frecuente: en 1921 se horadaba la muralla con la intención de crear un nuevo paso al centro histórico y, lo que es más increíble, se «partía en dos» la iglesia mudéjar de San Martín, sin uso cultual desde finales del siglo XIX. Este templo presenta ahora un curioso aspecto: conserva su portada a un lado de la actual plaza -antigua vía de circulación- y el ábside -junto a una capilla y la torre- en la otra parte de la misma. Se trata, por tanto, de unos restos conservados de manera poco frecuente y fruto de una operación urbanística típica del «progreso» de los años 20 del pasado siglo.

Una antigua vía de circulación, hoy plaza, destruyó el cuerpo central de la iglesia de San Martín. Curiosamente se han conservado la portada y la cabecera, esta última con ábside, torre y capilla.

El «templo roto» se encuentra ubicado junto a la puerta del Socorro. Fue construido a lo largo de los siglos XIV y XV en el solar de lo que fue la segunda mezquita en tamaño de la ciudad de Niebla, convertida en sinagoga al ser concedida a los sefardíes por Alfonso X el Sabio y, posteriormente, iglesia cristiana de nueva planta. Sigue el modelo mudéjar típico de la Baja Andalucía, con tres naves y dos capillas adosadas que conforman una especie de crucero. En el extremo nororiental se conserva el ábside gotizante, que presenta una planta poligonal de siete lados precedida de un tramo rectangular y al que se accede mediante un gran arco ojival. Adosada al ábside por el lado del Evangelio aparece la torre, que soporta un primer cuerpo de campanas. Por otra parte, junto al flanco suroccidental de la estructura descrita aparece la capilla del Señor de la Columna, con un cuerpo prismático al que se accede a través de un arco de herradura apuntado enmarcado por alfiz, adscribiéndose su estructura a la tipología de la qubba islámica. Finalmente, en el otro extremo de la plaza encontramos un fragmento de muro en el que se abre la portada del templo, construida totalmente de ladrillo y situada a eje con el presbiterio.

Por último, para transmitiros la belleza y magia de Niebla, os dejo con un precioso vídeo de la serie Andalucía es de cine, con la música andalusí de mis admirados Emilio Villalba & Sara Marina. Visite Niebla, todo un viaje en el tiempo. Y, siempre, mucha calma: en esta ciudad de sabor almohade y medieval se impone un Paseo Slow.

NIEBLA en Andalucía es de cine

El Zoco. Música Andalusí

Archivo:261519127 ce20af505f.jpg

La portada mudéjar de la iglesia de San Martín de Niebla se encuentra a un lado de la calzada, mientras el gotizante ábside se sitúa al otro lado de este «ensanche».

Ir arriba
WhatsApp chat

¿Todavía no estás en mi grupo de WhatsApp? Apúntate GRATIS y recibe información cultural de noticias y actividades.