fbpx

«Dos jóvenes a la mesa» en la Casa Natal de Velázquez (Sevilla)

En el post de 1 julio de 2020 hicimos referencia en el Blog a la obra Vieja friendo huevos, cuya reproducción se terminó estos meses pasados para nutrir el discurso expositivo de la Casa Natal de Velázquez de Sevilla, proyecto dirigido por Enrique Bocanegra, escritor y gestor cultural. El proceso de escaneo de las obras sevillanas de Velázquez sigue adelante, ahora con El Aguador de Sevilla y Dos jóvenes a la mesa, la primera obra objetivo de un futuro post.

Efectivamente, los días 17 y 18 de agosto, la Fundación Factum ha llevado a cabo en Apsley House (Londres), más conocida como Wellington Museum, el escaneado digital de las dos obras citadas, un trabajo llevado a cabo no sin dificultades debido a las restricciones provocadas por la Covid-19. Los facsímiles, encargados por el Centro de Estudios Europa Hispánica (CEEH), formarán parte del proyecto Casa Natal de Velázquez; la digitalización de estas dos nuevas pinturas pertenecientes a la Colección Wellington resultará esencial para facilitar la difusión y apreciación del género del bodegón, tal y como fue explorado por el joven Velázquez. Estos facsímiles se realizarán en los talleres de Factum Arte en Madrid a lo largo de las próximas semanas.

Labores de escaneado digital del El Aguador de Sevilla en el Apsley House (Londres). Fuente: Casa Natal de Velázquez.

La obra que centra nuestro post, Dos jóvenes a la mesa, fue pintada en torno a 1622 y es considerada como una de las más extraordinarias de la etapa de juventud de Velázquez. Realizada en la etapa sevillana, se aprecian las influencias italianas y flamencas que llegaban al gran Puerto de Indias. El genio sevillano deja semiocultos deliberadamente los rostros de los dos muchachos -posiblemente ebrios y tratados de manera realista, muy lejos de los códigos manieristas-, para así centrar la atención del espectador en el bodegón de la parte izquierda del cuadro. Cada objeto tiene vida propia: el almirez -mortero de metal de paredes altas que se usaba en la cocina para moler o machacar especias, semillas, etc.-, platos y cuencos, objetos cerámicos para guardar aceite, vino o agua -uno de ellos con verde vidriado- y una llamativa fruta, la naranja.

La magia del cuadro descansa también en el color y la luz. Dominan los tonos oscuros, marrones y pardos, maravillosamente austeros y orgánicos, que contrastan profundamente con los blancos de vajillas, paños y ropa interior. La iluminación se basa en el Tenebrismo procedente de Italia, marcado en este caso por un fogonazo de luz que proyecta grandes zonas de sombra.

En cuanto a su itinerario, la obra aparece descrita por primera vez en 1637 en el inventario de los bienes del Duque de Alcalá. Posteriormente la adquiere el marqués de la Ensenada hasta que en 1768 la incorpora Carlos III a las Colecciones Reales, apareciendo en el inventario de 1772 para perderse su rastro en los inventarios de 1794 y 1814.

WEB OFICIAL Casa Natal de Velázquez

Diego Velázquez, Dos jóvenes a la mesa, 1622. Óleo sobre lienzo, 65,3 x 104 cm. Londres, Wellington Museum.
Ir arriba
WhatsApp chat

¿Todavía no estás en mi grupo de WhatsApp? Apúntate GRATIS y recibe información cultural de noticias y actividades.