¿Qué dicen los textos de la Antigüedad sobre Baelo Claudia?

Después viene Menlaria, que tiene saladeros, y a continuación el río y la ciudad de BELÓN. De allí es de donde parten generalmente las travesías hacia Tingis de Maurisia, y es puerto comercial y saladero.

ESTRABÓN, Geografía, Libro III 1, 8 (Biblioteca Clásica de Gredos).

Debo imaginar cómo era la ciudad de Baelo Claudia en el siglo I d. C. La evoco en un entorno geográfico de gran poder escénico, tal como la podemos ver hoy, en una ensenada abierta al Atlántico, con dunas y doradas arenas, dominada por los vientos y cerrada visualmente por las sierras de La Plata, Higuera y San Bartolomé. Imagino los templos de la ciudad, su teatro, su foro, su basílica, sus acueductos y necrópolis, su ordenado urbanismo y, sobre todo, el activo puerto y las factorías de salazón. Y el aroma a garum

En este post haremos un repaso de los textos que de la Antigüedad que citan Baelo Claudia, así como distintas fuentes epigráficas que hablan de un enclave que empezó a ser incorporado a la ciencia arqueológica en 1914, cuando Pierre Paris descubre la ciudad romana para empezar a realizar las pertinentes excavaciones. Estas últimas fueron clave para que en 1925 este complejo arqueológico fuera ya declarado Monumento Artístico.

En cuanto a los TEXTOS ESCRITOS DE LA ANTIGÜEDAD, ya encabezamos el post con las palabras de Estrabón, según el cual Baelo -citada como Belón– era un importante puerto con relaciones comerciales centradas en Tingis, la antigua Tánger. Ello nos habla de un Estrecho de Gibraltar seguro -a diferencia de posteriores e inestables periodos históricos-, sin piratas ni guerras, con ciudades volcadas al comercio entre ambas orillas. También cabe destacar la vocación comercial de Baelo Claudia, cuya producción descansaba en sus factorías de salazón de pescado y en la fabricación del famoso garum, una delicia para los estómagos romanos.

También Plinio hace referencia a esta ciudad, llamándola en este caso Baelo, indicando la distancia existente con la antigua Tánger, que era de unas treinta millas entre ambos emporios comerciales. También en relación con las distancias, se hace eco de este enclave el llamado Itinerario de Antonino, un documento que recopila caminos y calzadas romanas; el texto indica que Belone Clauida se sitúa a 53 millas romanas de Gades, capital de conventus, es decir, unos 78 km, la distancia existente hoy entre Cádiz y Bolonia. Por último, comentamos también la presencia de Baelo Claudia en la «Cosmografía» sin conocido autor llamada Anónimo de Rávena; es un texto del sigo VII y nuestra ciudad es citada aquí como Belo.

Basílica de Baelo Claudia, presidida por la colosal estatua dedicada a Trajano (original en el Museo de Cádiz). Fuente: Web oficial Conjunto Arqueológico Baelo Claudia

En cuanto a las FUENTES EPIGRÁFICAS, es decir, inscripciones en piedra, metal, madera, hueso, cerámica u otro soporte, contamos con textos de gran interés. Destacan dos piezas claves a la hora de identificar Baelo Claudia en el actual emplazamiento de la ensenada de Bolonia, siendo la primera el epitafio del Ordo Baelonensium o Consejo de los habitantes de Baelo, descubierto en las excavaciones del yacimiento arqueológico.

Pero nuestro interés se centra en el Ara de Quinto Pubio Urbico, con inscripciones dedicadas a un magistrado supremo de Baelo, un texto del que se extrae la evidencia de que en tiempos de Nerón la ciudad tenía la categoría de municipio latino. Se trata de una pieza de mármol con una altura de 1,06 m y una anchura, 0,60 m, datada entre los años 110 y 150 d.C. Salió a la luz en el pórtico oeste del Foro durante la campaña de excavación arqueológica de 1966. El original se expone en el Museo de Cádiz desde 1985, aunque hay una copia a escala 1:1 en el Conjunto de Baelo Claudia, emplazada en su lugar original.

Terminamos el post con el texto inscrito en la cara frontal del ara, excepcional para conocer la ciudad y que, también, nos presenta a una de las familias más importantes de la aristocracia baelonense, que ofrecen el altar:

Para Quinto Pupio Urbico,
de la tribu Galeria, duunviro del municipio claudio de los Baelonenses,
por decreto del Consejo Local.
Quinto Pupio Genetivo,
su padre, e
Innia Eleuthera,
su madre,
para su afectuoso hijo
pusieron
(este monumento)

Ara de Quinto Pubio Urbico, siglo I d. C. Museo de Cádiz

Ir arriba
WhatsApp chat

¿Todavía no estás en mi grupo de WhatsApp? Apúntate GRATIS y recibe información cultural de noticias y actividades.