fbpx

La Puerta de Córdoba de Carmona, una ventana al paisaje

Hablar de la ciudad de Carmona es mostrar el más bello y completo catálogo monumental de la provincia de Sevilla, un enclave urbano que dialoga de manera armónica con el entorno paisajístico. Situada a 30 km de Sevilla y oteando la vega del Corbones -afluente del Guadalquivir- desde las alturas de Los Alcores, Carmona es un ejemplo clásico de ciudad media de Andalucía. Se trata de un centro urbano que ha dado siempre servicios a una extensa comarca histórica, cuenta con unos 30.000 habitantes y sigue el patrón de este modelo de urbe andaluza, al que también pertenecen Osuna, Marchena, Lucena, Cabra, Priego, Écija, Guadix, Antequera, Baza, Úbeda, Baeza o Ronda, por citar algunos ejemplos.

El patrimonio de Carmona merecería varios artículos. Su riqueza arqueológica es amplísima; los edificios de tradición andalusí y mudéjar muy numerosos; las iglesias góticas, inmensas; conventos renacentistas y barrocos no faltan; y sus palacios, algunos de ellos convertidos en museos u hoteles, riquísimos. En este caso, quiero hacer una breve parada en uno de los emblemas de la ciudad: la Puerta de Córdoba. De origen romano -finales del siglo I a. C.-, formó parte de la muralla de la antigua Carmo -era una de las cuatro puertas que tuvo la ciudad-, siendo el acceso desde Córdoba al cardo maximo de la ciudad romana, trazado hoy perfectamente conservado y que une esta puerta con otro gran hito: la Puerta de Sevilla, esta última en dirección a la capital hispalense y merecedora de su post específico.

El conjunto monumental ha sufrido diversas remodelaciones, las cuales lo han enriquecido desde diversos estilos. Así, la puerta llegó a contar con tres vanos, destinados a paso peatonal y carruajes, cegándose los laterales pequeños a finales del siglo II d.C. Una de las torres tuvo que reconstruirse con lenguaje renacentista tras el famoso terremoto de 1504. También el Barroco dejó motivos ornamentales -hoy desaparecidos- a finales del siglo XVII, concretamente en tiempos de Carlos II, aunque el aspecto que contemplamos hoy es fruto de la remodelación neoclásica que realizó José Echamorro entre los años 1786 y 1800, consistente sobre todo en el añadido del cuerpo superior central.

La monumentalidad de la Puerta de Carmona puede observarse incluso desde la autovía N-4.

Pero lo que para un geógrafo que escruta el medio físico -relieve, clima, vegetación-, el territorio histórico -límites administrativos, caminos y vías de comunicación, y enclaves habitados-, y el paisaje -interacciones entre factores físicos y humanos, percepciones y emociones, valores estéticos y visuales-, la Puerta de Córdoba es uno de los hitos fundamentales de la Carmona actual al conservar aún la tradicional función de nodo entre la ciudad y el campo. Dicha función ha sido reconocida en los distintos periodos; cada uno de ellos ha atendido, mimado y monumentalizado el lugar desde distintos lenguajes artísticos, tal como hemos comprobado anteriormente.

Así, la Puerta de Córdoba emociona verla desde el exterior, a modo de acceso noble a la urbe. Pero, para este que escribe, la belleza total pasa por la contemplación del paisaje de la vega del Corbones desde el arco de medio punto del mismo monumento. Una ventana a un entorno mutante con el año agrícola, que presenta colores pardos en invierno, verdes en primavera, amarillo girasol casi en verano, dorado en el estío y con olor a arado en otoño. Es un inmenso «belvedere» hacia la antigua Bética, que articuló sus grandes ciudades –Gades, Hispalis, Astigi y Corduba– mediante la antigua Vía Augusta, hoy moderna autovía de la N-4.

Hay que decir también que el entorno natural y agrario de Carmona y la comarca de los Alcores entró en 2016 a formar parte del Registro de Paisajes de Interés Cultural de Andalucía. Los objetivos principales de este registro es el de fomentar el conocimiento de los valores paisajísticos de estos parajes por parte de sus ciudadanos y visitantes, así como sentar las bases para futuras medidas de protección y la generación de estrategias en el mundo rural que aporten valor añadido generadoras de empleo.

Ventana atemporal de la ciudad de Carmona a la vega del Corbones.

La belleza de esta ciudad, que -insistimos- descansa en el paisaje urbano y vistas al entorno desde torres y atalayas, quiero explorarla en otoño con una Ruta por Carmona que planteo en esta Web. Para abrir boca, os dejo también con el vídeo de Carmona en la serie Andalucía es de cine y un grabado de David Roberts, viajero romántico escocés que visitó la ciudad en el siglo XIX.

VÍDEO Carmona en Andalucía es de cine

David Roberts, Market place, litografía de 1837 (gentileza Grabados Laurence Shand).

Ir arriba
WhatsApp chat

¿Todavía no estás en mi grupo de WhatsApp? Apúntate GRATIS y recibe información cultural de noticias y actividades.