fbpx

Piet Mondrian en el Reina Sofía de Madrid. Hasta el 1 de marzo

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS), en el marco del programa de su trigésimo aniversario, acoge la retrospectiva Mondrian y De Stijl, que puede verse hasta el 1 de marzo de 2021. En la grandiosa muestra se revisa la enorme influencia artística del pintor holandés en el movimiento de jóvenes creadores de arte abstracto nacido en su país, que imprimió un rumbo totalmente único en el devenir del arte contemporáneo de principios del siglo XX.

En la exposición, comisariada por Hans Janssen, se puede contemplar un total de 95 obras, 35 de Mondrian y 60 de los artistas que formaban junto a él el movimiento De Stijl, entre los que se encuentran Theo van Doesburg, Bart van der Leck, Hendrik Petrus Berlage, Georges Vantongerloo o Vilmos Huszár. A todos ellos les unió una fuerte sensibilidad por la función social del arte, este último entendido desde la máxima de que el color nos hace conscientes del espacio y que la estructura expresa orden y equilibrio.

Piet Mondrian, nacido en Amersfoort en 1872 y vinculado al citado grupo neoplasticista holandés aglutinado en torno a la revista De Stijl, parte de que el arte debía ser representado a través de la línea recta y los colores puros -rojo, azul y amarillo- como símbolo de la expresión del orden cósmico. Se convirtió así en uno de los grandes defensores de la abstracción y en uno de los artistas más admirados e influyentes del siglo XX.

Las primeras obras del artista holandés fueron paisajes serenos, pintados en grises delicados, malvas y verdes oscuros; desde 1908, bajo la influencia del pintor Jan Toorop, comenzó a experimentar con colores más brillantes. Pero su estancia en París en 1912 hizo que adoptase el estilo cubista, desde el que poco a poco se fue adentrando en la abstracción.

El estallido de la Primera Guerra Mundial hizo que se viese obligado a permanecer en los Países Bajos, momento en el que conoció a Bart van der Leck y Theo van Doesburg. En 1917, junto a ambos pintores y a un grupo de jóvenes arquitectos y artistas, fundó la revista De Stijl, que, hasta 1924, le sirvió de plataforma para difundir el Neoplasticismo, un arte que buscaba representar las verdades absolutas del universo. La pintura de Mondrian se expresaría a partir de entonces exclusivamente a través de planos de colores primarios y líneas rectas. Cuando en 1925 Van Doesburg introdujo la diagonal en sus composiciones pictóricas, Mondrian se separó definitivamente del grupo.

Por último, cabe destacar que en plena Segunda Guerra Mundial, tras la entrada de los alemanes en París, marchó a los Estados Unidos. En América su estilo perdió la rigidez anterior, influido por la cultura y dinamismo norteamericanos, adquiriendo su obra una mayor libertad y un ritmo más vivo. Falleció en la capital de los rascacielos en 1944. Su herencia pueden verla en el Reina Sofía hasta el 1 de marzo; esperemos que la pandemia vaya remitiendo y las líneas, colores y orden de Mondrian puedan ser contemplados en estos meses.

ENLACE WEB OFICIAL MUSEO REINA SOFÍA

PDF INFORMACIÓN EXPOSICIÓN

ARTÍCULO DE EL PAÍS

Dos visitantes en la exposición del Reina Sofía Mondrian y el movimiento De Stijl. Fotografía de INMA FLORES para el diario El País

Ir arriba
WhatsApp chat

¿Todavía no estás en mi grupo de WhatsApp? Apúntate GRATIS y recibe información cultural de noticias y actividades.